Desfile 15 de septiembre

El día 15 de septiembre la escuela normal participo en el desfile del municipio con el motivo de la celebración de la independencia del país, donde la escuela mostró su presencia ante la sociedad al participar en este evento.

desflie 1 desfile2 desfile3

24 de septiembre

El día 24 de septiembre se dio la bienvenida a los nuevos integrantes de las diferentes licenciaturas(Primaria, Preescolar y Especial), con un evento muy emotivo, donde los alumnos compartieron un rally, un partido de futbol con la Escuela Normal Superior y por último una comida amenizada por un grupo musical.

bienvendida 100_8867

Anuncios
Publicado en Eventos. 1 Comment »

¡¡Bienvenidos!!

el director

La Benemerita y Centenaria Escuela Normal Oficial de Guanajuato, les da la más cordial de las bienvenidas a este espacio, donde se que muestra parte del trabajo que en esta institucion se realiza, esperando que pueda ser de utilidad para nuestros visitantes.

Publicado en Uncategorized. Comentarios desactivados en ¡¡Bienvenidos!!

Los pecados de los maestros…

1. El profesor “cuchilla”

Esta imagen que tiene la gente del profesor de matemáticas es lamentable y lo peor de todo es que somos los mismos profesores de matemáticas los que la hemos ido forjando con nuestras actitudes erróneas. Me consta que en muchas escuelas de nuestro país, en colegios de bachillerato e incluso en algunas universidades hay profesores así, que se burlan de sus estudiantes, los hacen sentir brutos y los llenan de miedo. Eso está mal y es muy grave y por eso considero que es el pecado capital más grande de todos. Cuando un profesor humilla a un estudiante o cuando se burla de él, le está cerrando sus posibilidades intelectuales. El alumno que es motivo de repetidas burlas y que tiene que enfrentar un fracaso tras otro, comienza a creer que no es capaz de resolver problemas, que no puede plantear ninguna ecuación y le empieza a parecer imposible entender el lenguaje matemático que -recordémoslo- es el lenguaje de la ciencia y la tecnología, es decir… el lenguaje del desarrollo. Termina viendo en las matemáticas algo odioso e inalcanzable y empieza a detestarlas. De esta manera, el profesor “cuchilla” se convierte en un promotor más del subdesarrollo de nuestro país.

2.El profesor “libro”.

El profesor “libro” tiene el defecto de que no se preocupa de que sus estudiantes entiendan. puede que el que pide que él copie en el tablero todos los contenidos del libro, sin que falte ni una coma, pero no se preocupa de que sus estudiantes entiendan y por eso su clase sale mal. Se le olvida que el trabajo del profesor no consiste solamente en emitir información, sino que debe asegurarse de que la información sea bien captada.

3. El profesor “madre”.

El profesor “madre” es un profesor muy condescendiente, que no les exige grandes esfuerzos a sus estudiantes. Con él es muy fácil pasar. A veces ni siquiera es necesario asistir a todas sus clases. No exige ningún esfuerzo. Suele perdonar los errores de los estudiantes, así sean estos muy grandes. Hace un examen y si algunas preguntas resultan muy difíciles de contestar para los estudiantes, dice:“He decidido que estas preguntas no valen”. Con estas actitudes la pereza y la ley del mínimo esfuerzo se enseñorean del curso. El profesor pone muy buenas notas aunque los trabajos presentados por sus estudiantes no son demasiado brillantes.

Por eso al profesor “madre” le dicen también profesor “cuatrero”, ya que las calificaciones que pone siempre son de cuatro para arriba.

El profesor “pavo real”.

La pedagogía mal entendida se presta para exista el fenómeno del profesor “pavo real”, pues al fin y al cabo dar una clase es una ocasión para que a uno lo miren, para que a uno lo escuchen. Ofrece la oportunidad de ejercer cierto protagonismo. Pero en esto no se puede exagerar. La clase no es para lucirse, no es para ufanarse ante los alumnos de que uno puede resolver las integrales más difícles o de que puede encontrar los trucos argumentativos más elegantes en una demostración. La clase es para enseñar cosas, las cosas de siempre, y para hacerlo con humildad de la manera más sencilla posible.

5. El profesor “neblina”.

El quinto pecado es el del profesor “neblina”, al que he llamado así porque sus explicaciones son tan confusas y tan oscuras, que sus estudiantes no logran comprender absolutamente nada. Es un expositor vago, impreciso, que no logra hacerse entender. Le falta preparación como profesor. No domina los lenguajes necesarios para ejercer su labor con eficiencia. Con él, uno se siente como cuando se conduce un automóvil entre la niebla. No se sabe muy bien por dónde sigue el camino, ni dónde uno se encuentra, ni cómo salir de allí.

Un buen profesor no pierde de vista que dar una clase es ante todo un asunto comunicativo, un asunto de lenguaje.

6. El profesor “eficiencia”.

El profesor “eficiencia” es aquel que cree que basta con ser eficiente en la enseñanza para ser un gran profesor. En realidad no se trata de un pecado de acción. Más bien es un pecado de omisión. Bueno, la eficiencia es parte de la enseñanza, pero eso no lo es todo. Es apenas una parte y quizás no es la parte más importante. . El gran maestro deja una huella indeleble en sus alumnos. Les otorga muchos tesoros. Les transmite la pasión por el conocimiento, la honestidad intelectual, la claridad del pensamiento, la sensibilidad por la belleza matemática. y muchas otras cosas por el estilo, que son inestimables. Trasmite, por decirlo así, unos ideales. Los estudiantes reconocen en el gran maestro una guía, lo quieren entrañablemente como persona , lo emulan y lo admiran por lo que vale como profesor ocomo investigador.

Los que piensan que la enseñanza es solamente un asunto de eficiencia no van en el camino correcto. La pedagogía no es simplemente una técnica que pueda manejarse con los parámtros del ingeniero industrial. El profesor no es un recurso más de la maquinaria educativa, ni el estudiante puede ser visto como un producto que se somete a un proceso de fábrica. Ambos son seres humanos y en tanto que tales son esencialmente misteriosos y asombrosos. La verdadera pegagogía nace del milagro comunicativo que forjan ellos dos. La relación estudiante profesor es un punto de encuentro lleno de misterio y lleno de luz.

7. El profesor “papeleo”.

El séptimo pecado es el último y le pertenece al profesor “papeleo”, que es un profesor netamente pragmático. Es aquel que cree que enseñar matemáticas es enseñar a pasar exámenes de matemáticas. Digamos que se limita a entrenar a sus estudiantes para que puedan pasar todas las pruebas necesarias para lograr obtener un título profesional.

Tiene una filosofía en la que predomina lo que es útil para la vida. Lo que le importa es que el estudiante pueda cumplir con los requisitos del sistema educativo. En cierta forma es un engranaje más del sistema y ayuda a mover la maquinaria de los papeleos de la buracracia generalizada. Digámoslo crudamente: ayuda a completar un papel.

El buen profesor tiene claro que eso es lo de menos. Que si se abolieran los títulos, que si se quitara el sistema de notas y de evaluaciones, que si los diplomas dejaran de existir de una buena vez, de todas maneras subsistiría la pedagogía, porque ésta no puede quitarse. Es innata al ser humano. En la enseñanza está una de las formas más nobles de que dispone el ser humano para transmitir, conservar y desarrollar los tesoros del conocimiento. Los legados de los científicos, de los grandes matemáticos, de los poetas, de lo sabios. Es uno de los medios que tiene el ser humano para luchar contra el olvido.

Decálogo de la enseñanza de las matemáticas (Puig Adam)

1 )No adoptar una didáctica rígida, sino amoldarla en cada caso al alumno, observándole constantemente.


2) No olvidar el origen concreto de la Matemática ni los procesos históricos de su evolución.


3) Presentar la Matemática como una unidad en relación con la vida natural y social.


4) Graduar cuidadosamente los planos de abstracción.


5) Enseñar, guiando la actividad creadora y descubridora del alumno.


6) Estimular dicha actividad despertando interés directo y funcional hacia el objetivo del conocimiento.


7) Promover en todo lo posible la autocorrección.


8) Conseguir cierta maestría en las soluciones, antes de automatizarlas.


9) Cuidar que la expresión del alumno sea traducción fiel de su pensamiento.


10) Procurar que en todo momento el alumno obtenga éxitos que eviten su desaliento.

Talleres en sus primeras sesiones

Las primeras clases de los diferentes talleres de la escuela normal ha empezado y con mucho entusiasmo los alumnos participan en ellas…

Teatro

100_9669 100_96751

Flamenco

100_9709

flamenco